Visita del Rey Felipe VI a Arabia Saudí

Rey Arabia Saudí

Cuántos civiles deben morir por un empleo y ser políticamente correcto.

A mitad de octubre aviones saudíes redujeron a escombros Al Kubra, el tanatorio más grande de Sanaa, la capital del Yemen, cuando se estaba celebrando un funeral en memoria de Ali al-Rawishan, ilustre huzí que fue ministro con el Presidente Salleh. Al menos 140 asistentes murieron (Cruz Roja donó 300 bolsas para cadáveres) y más de 500 resultaron heridos. Entre ellos muchos prominentes jeques tribales que apoyaban una salida política al conflicto y líderes políticos y militares del gobierno de Sanaa. Ban Ki-moon, el secretario General de las Naciones Unidas que ha tenido un perfil bajo durante el conflicto, lo calificó inmediatamente de ¨crimen de guerra”.

Según informa la cuenta de @Conflicts, este vídeo muestra el ataque al tanatorio.

. Cuando Felipe VI pise la alfombra roja de Riad los aviones saudíes llevarán 20 meses cometiendo actos criminales de esta naturaleza. Está documentado (Yemen Data Project) que cerca del 40% de los bombardeos aéreos han sido sistemáticamente dirigidos contra escuelas, hospitales, mercados, mezquitas e infraestructuras económicas. Diez mil personas han muerto, la mayoría por bombas lanzadas desde aviones, incluidas bombas de racimo. Tres millones de personas han sido desplazadas. Los raros periodistas extranjeros que cubren el conflicto han publicado dolorosas imágenes de niños literalmente en los huesos a causa de falta de comida. Ha sido denunciado por organismos humanitarios que barcos de guerra saudíes bloquean los puertos yemeníes impidiendo el suministro de comida y medicinas. Los mismos barcos que el Rey orgullosamente quiere vender en su viaje. Elegir Arabia Saudí, el reino de las decapitaciones y flagelaciones donde las mujeres no pueden salir de casa si los hombres no las dejan, para su primera visita oficial como monarca tras el establecimiento del nuevo gobierno es al menos descorazonador. Quizá tenga algo que ver con que la familia real española lleva 40 años recibiendo regalos de la familia real saudí y Felipe VI es de carácter agradecido. O puede ser que el decaído capitalismo español no tenga mucho donde agarrarse y como un hombrecito aguanta el olor de la sangre de las matanzas. El rey va a vender armas a un gobierno al que Naciones Unidas acusa de cometer sistemáticos crímenes de guerra.

Visita del Rey Felipe VI a Arabia Saudí

Felipe VI saluda al presidente de la República Francesa, François Hollande; en presencia del presidente de la República de Ucrania, Petro Poroshenko, en su visita a Riad en enero para trasladar su pésame por la muerte del rey Abdalá.

Felipe VI continúa con la misma política exterior que su padre. Lo que es bueno para banqueros y constructores es automáticamente bueno para el país, con o sin comisiones. Los derechos humanos, como han enseñando el Presidente Rajoy y Felipe González, son solo instrumentos para usar convenientemente contra los gobiernos que no nos gustan, como los de Cuba y Venezuela. No para tomarlos en serio y mucho menos si entorpecen los beneficios de los accionistas. Lo malo de la diplomacia española es que siempre llega tarde. El 6 de noviembre el periódico The Guardian publicó un editorial en el que llamaba a parar la venta inmediata de armas a Arabia Saudí. Las razones: morales y legales. La legal “no se pueden vender armas donde hay un riesgo claro de que puedan ser usadas para transgredir las leyes humanitarias internacionales. Hay ahora poca duda de que este es el caso”. A mediados de octubre The New York Times había publicado otro similar. “Si los saudíes rehúsan a parar la carnicería y reasumir conversaciones para un acuerdo político, Obama debería parar toda ayuda militar.” Los bombardeos contra la población civil del Yemen ha cambiado la vieja regla occidental de ligar comercio con derechos humanos. Todavía Albert Rivera, el de Ciudadanos, no se ha enterado de lo que significa la guerra del Yemen. Las masacres como la del funeral de Sanaa han hecho obsoleta la idea de que se trata de integrar sabiamente soberanía nacional, comercio y derechos humanos. Las bombas al funeral han destruido el espacio de discusión política civilizada, si es que quedaba alguno. Los más de cuatro mil civiles muertos durante el conflicto, muchos de ellos mujeres y niños, convierten la visita del Rey en un mecanismo legitimador de los perpetradores de crímenes de guerra y violadores de la ley internacional. Yemen está al borde de una catástrofe humanitaria organizada por el rey saudí. El 80% de su población necesita algún tipo de ayuda. 370 mil niños están sufriendo de malnutrición a causa de la guerra y el bloqueo. Por eso hace mal Felipe VI en visitar Riad, con el agravio de ir a vender armas a un país que Naciones Unidas y organizaciones de derechos humanos está acusando a su gobierno de criminal.

Visita del Rey Felipe VI a Arabia Saudí

La ONU confirmó al menos 140 muertos por el ataque en Saná

Ha sido documentado que armas fabricadas por INSTALAZA, la empresa en la que trabajaba Pedro Morenés, el anterior ministro de defensa, han sido usadas en el conflicto. No sabemos si pilotos entrenados por el Ejército del Aíre participan en los bombardeos, ni tampoco si alguno de los dos aviones de reabastecimiento fabricados por Airbus en Getafe o los repuestos vendidos han sido utilizados en el conflicto. Aunque La Marea citando a Amnistía Internacional ha publicado que “las ventas de armas españolas estarían violando el Tratado sobre Comercio de Armas, así como la Posición Común de la Unión Europea, la regulación de la OSCE para la venta de armas convencionales y la Ley 53/2007 sobre control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso”. El alcalde de Cádiz José María González, Kichi, de Podemos, apoya el contrato de casi 3.000 millones de euros para fabricar los barcos militares porque puede crear 3.000 empleos durante 5 años en los astilleros de Cádiz. ¿Cómo puede ser que mientras The Guardian llama a parar la venta de armas a Arabia Saudí los de Podemos de Cádiz defiendan su venta? ¿Cuántos niños muertos de hambre por el bloqueo marítimo en Yemen son aceptables por cada empleo creado en los astilleros de Cádiz? ¿No habría que condicionar la venta de los barcos al fin de los bombardeos a civiles en Yemen? Los otros tienen que importarnos. Más aún si son pobres y vulnerables como la gente del Yemen. No hablamos solo de derechos humanos, hablamos de masacres.

Libros relacionados:

3d_yemen_mark_aguirreUn mundo sin guerras

Compartir... Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone