Ciencia

Nunca como en estas últimas décadas el mundo había conocido un desarrollo de la tecnología y la ciencia de tal magnitud como estamos experimentando hoy. Desde un conocimiento cada vez mayor de los grandes secretos del universo hasta la utilización práctica de los misterios de la mecánica cuántica, pasando por los avances médicos o los vertiginosos cambios tecnológicos.


Las ideas que cambiaron el mundo

Las ideas que cambiaron el mundo es un atractivo ensayo que presenta una introducción amena y dirigida a todos los públicos a la teoría de relatividad, la mecánica cuántica y a la revolución tecnológica que provocaron. Una buena lectura para el 2019.





La ventaja humana

La ventaja humana

El cerebro humano nunca ha dejado de ser un cerebro de primate. Si no somos una excepción a las reglas de la evolución, ¿cuál es la fuente de la ventaja humana? La autora explica cómo llegamos a ser extraordinarios sin ser evolutivamente especiales.


El mito de la Tierra plana

El mito de la Tierra plana

Todavía hoy, un cúmulo de ideas falsas prevalecen frente a las rotundas evidencias de su falsedad. Una de ellas, es la de que hasta que Colón regresó de su viaje, sus contemporáneos creían que la Tierra era plana. Increíblemente, algunos lo siguen creyendo.



Impactos invisibles de la era digital

Impactos ambientales en la era digital

Uno de los aspectos más pesados y a la vez “invisibles” de la era digital es que, contrariamente a lo que se podría pensar, los impactos materiales en el medio ambiente, en recursos y en demanda de energía de las plataformas digitales son enormes.


Copérnico y la Iglesia Católica

Copérnico y la Iglesia Católica

Tal día como hoy de 1543 moría en Frombork, en la actual Polonia, el astrónomo Nicolás Copérnico. Ilustre iniciador de la revolución científica que acompañó al Renacimiento europeo, plantó las semillas de una gran mutación en el pensamiento científico.


Antes del alba. La evolución.

Antes del alba. La evolución

Tal día como hoy de 1882 fallecía el gran naturalista inglés Charles Darwin. Su extraordinaria perspicacia le permitió entender lo que la genética puede hoy contar con un nivel más profundo de detalle: la marca del humilde origen del linaje humano.