El plan de DIEM25 para Europa

plan DIEM25

Fortalecer la Unión Europea y sus instituciones, incluido el BCE, aumentar las deudas públicas tanto como sea posible para salvar al sector privado, no cuestionar la legitimidad de las deudas públicas, ingresar 2.000 euros en la cuenta bancaria de cada ciudadano europeo tanto si es rico o como si está en necesidad absoluta, lamentar que la UE vea disminuida su capacidad de competir con China y Estados Unidos en las tecnologías del futuro, son algunas de las constataciones y propuestas que parecen provenir de un partido neoliberal. Sin embargo son, en gran parte, de DiEM25.

Ahora biebnm DiEM25 es un movimiento europeo de izquierdas que apoya muchas luchas, como la de la liberación de Julian Assange, y regularmente hace propuestas que merecen ser discutidas. Sin embargo, si se pusiera en práctica su último plan con 4 constataciones y 3 propuestas «para proteger a todas las personas residentes europeas, para evitar una depresión económica y para evitar el colapso de la Unión», la sociedad del post-Covid-19 se parecería en gran medida a la que precedió a la crisis actual.

¿Impedir el colapso de la Unión?

La propuesta DiEM25 tiene como objetivo «evitar el colapso de la Unión» (sic). Este objetivo es muy problemático. ¿No es esta misma Unión la que durante décadas ha estado imponiendo a los Estados miembros políticas de recortes de salarios y pensiones, desmantelamiento de derechos laborales y sociales, privatización de servicios públicos, etc. ? ¿No es la misma Unión la que, entre 2011 y 2018, recomendó 63 veces a los Estados miembros de la UE que privatizaran determinadas áreas del sector sanitario o redujeran el gasto público en salud? ¿No fue esta misma Unión la que impidió al pueblo griego romper la lógica mortal de la austeridad en 2015; una Unión que ha hecho todo lo posible para que otros pueblos renuncien a liberarse del neoliberalismo; una Unión que no realiza ningún gasto común para enfrentar la crisis sanitaria[1] mientras gasta fortunas para evitar que seres humanos accedan a su territorio y para prohibirles el ejercicio del derecho de asilo o el derecho de residencia[2]?

¿La deuda pública va y debe aumentar?

Esta es la primera observación que plantea DiM25: «La deuda pública va y debe aumentar». En nuestra opinión, es esencial comenzar preguntándose para qué sirven estas nuevas deudas. ¿Salvar grandes compañías y bancos, o invertir masivamente en la transición social y ecológica?

Para el CADTM, antes de afirmar que la deuda debe aumentar para obtener los recursos necesarios a fin de combatir la crisis, es necesario proponer la suspensión del pago de la deuda pública con el objetivo de liberar recursos financieros inmediatos y disponer de tiempo para llevar a cabo una auditoría con participación ciudadana que permita identificar deudas ilegítimas, odiosas, ilegales y/o insostenibles.

Además, si bien el plan DiEM25 no dice nada al respecto, es fundamental demostrar que es posible poner en marcha nuevos recursos que no generen deuda: la lucha contra el gran fraude fiscal, un impuesto excepcional sobre la gran riqueza acumulada y sobre los ingresos de la gente más rica, impuestos específicos sobre las grandes empresas que han obtenido grandes beneficios durante la pandemia (distribución masiva, GAFAM, Big Pharma, etc.), impuestos permanentes a la gente más rica que permitan una redistribución de la riqueza a favor de la mayoría de la población y el interés general, un impuesto significativo sobre los carburantes, … Todos estos impuestos pueden imponerlos los gobiernos nacionales, porque los impuestos y las tasas son responsabilidad de los Estados y no de la UE.

Finalmente, ¿por qué DiEM25 no cuestiona la deuda pública actual, cuando sabemos que una gran parte de la misma se contrajo de manera ilegítima, ilegal y a veces odiosa, es decir contra los intereses de la gente y sin tener en cuenta sus necesidades?

Emitir eurobonos vía el BCE

DiEM25 propone que el BCE emita eurobonos por valor de 1 billón de euros (= 1 000 000 000 000 de euros). Recordemos primero en qué consiste el Eurobono («Eurobond») defendido por DiEM25 y otros. Contrariamente a las declaraciones de los líderes de Alemania, Austria o los Países Bajos, no se trata de pedir a los países ricos que paguen la deuda de los países pobres. Se trata de títulos de deuda que se emitirían no en nombre de un Estado sino en nombre de la UE en su conjunto, para permitir que cada Estado pida prestado a intereses muy bajos. Es cierto que es escandaloso que ciertos estados de Europa (Italia, Portugal, Irlanda, Grecia) pidan préstamos a intereses mucho más altas que las de los países del centro dominante (Alemania, Bélgica, Austria, Francia, Países Bajos, Finlandia), mientras que los primeros sufren igual, si no más, las consecuencias de la crisis económica y sanitaria.

El CADTM considera que la emisión de obligaciones colectivas europeas en el contexto político actual en la UE, es decir, con una abrumadora mayoría de gobiernos 100% neoliberales, implica peligros inaceptables porque aumentará la dependencia y la sumisión de los países a instituciones europeas que, como se ha demostrado suficientemente en los últimos años, imponen políticas antisociales y neoliberales que no sirven a los intereses de los pueblos, sino del gran capital europeo. Que estos Eurobonos sean emitidos por el BCE u otra estructura de la UE no cambiará mucho.

Por lo tanto, para DiEM25 se trata de «compartir la carga de la deuda» (constatación nº 2). ¿Es este el verdadero objetivo de DiEM25: asegurarse de que la carga de la deuda recaiga sobre los pueblos de manera un poco más equitativa? Para el CADTM, es un grave error limitarse a querer modificar solo los términos del préstamo y el reembolso. Incluso si estas nuevas deudas se pagaran de una manera un poco más solidaria, ¿quién tendrá que asumir al final la carga del pago mediante nuevas medidas de austeridad? ¿Los grandes capitalistas o, una vez más, los pueblos, como ocurrió en 2008? Está claro que la UE querrá que sean los pueblos quienes paguen la deuda para proteger los intereses de los grandes capitalistas. Para el CADTM, es esencial proponer soluciones que permitan una ruptura radical con la lógica de la deuda y la austeridad.

DiEM25 propone otorgar 2000 euros a todas las personas residentes europeas

Esta propuesta, tipo moneda helicóptero, también plantea varios problemas. Primero, para DiEM25, esta distribución de dinero estaría dirigida a todas las personas residentes, ya sean ricas o pobres. ¿En serio? Además, incluso si es necesario ayudar a las personas que han visto reducidos o incluso desaparecer sus ingresos, o que simplemente no tienen ninguno, esta propuesta es parte de una lógica liberal e individualista, donde se supone que cada individuo es igual a los demás mientras la crisis ha puesto de manifiesto las terribles desigualdades que caracterizan a la sociedad. Para el CADTM, es necesario aumentar los salarios, las pensiones, las diferentes prestaciones y subsidios sociales. El objetivo es aumentar los ingresos reales de las clases populares y alimentar con las cotizaciones al sistema público y colectivo de seguridad social. También es necesario aumentar significativamente el gasto público en servicios públicos esenciales, comenzando por el sistema de salud pública, así como el servicio de educación pública. La crisis sanitaria ha revelado una cosa esencial: son las herramientas colectivas, a saber, la seguridad social y los servicios públicos, las más efectivas para superar las crisis y combatir las desigualdades. En el supuesto de que el BCE tuviera que desbloquear dinero gratis, creemos que la prioridad debería ser fortalecer estas herramientas colectivas.

También es necesario regularizar a las personas indocumentadas y darles acceso a la asistencia social o a un trabajo con un contrato digno.

DiEM25 también propone que sean los bancos quienes canalicen la distribución de los 2000 euros que otorgaría el BCE a la gente residente europea. Esto significa que el BCE proporcionaría este dinero a los bancos que son quienes lo pondrían a disposición del público. En todos los países de la UE dominan los grandes bancos privados. Por lo tanto, esta propuesta fortalecerá aún más a los bancos privados, cuando lo que hace falta es abogar por la socialización su socialización[3]; algo de lo que DiEM25 no dice ni una palabra. DiEM25 no hace ninguna propuesta positiva para terminar con el dominio de la banca privada sobre las finanzas familiares y estatales.

En lugar de ofrecer un poco de dinero a todas las personas, sin cuestionar realmente la lógica económica que provocó y fortaleció la crisis, esta crisis debe ser el momento para que todas las fuerzas de izquierda recuerden que los derechos sociales, económicos y culturales son derechos inalienables y que, por lo tanto, se trata de defender una serie de reivindicaciones fuertes, tales como: exigir vivienda para todas las personas, garantizarles el acceso a la salud, liberar a las personas indocumentadas ubicadas en centros de retención, garantizar prestaciones sociales que permitan vivir con dignidad a todas las personas, garantizar la gratuidad de servicios públicos como la salud y la educación y de todos los servicios públicos vinculados al apoyo a personas dependientes y servicios locales.

DiEM25 propone establecer un programa de inversión europeo para la recuperación verde

La propuesta DiEM25 es muy lapidaria. Hay cosas buenas (reforzar la financiación de los servicios públicos y bienes públicos) y malas, cuando leemos en el preámbulo de su propuesta que DiEM25 lamenta que la UE haya visto reducida “su capacidad para competir con China y Estados Unidos en las tecnologías del futuro ”.

Con respecto a la inversión ecológica, ya escribimos en un artículo dedicado a las propuestas DiEM25 para las elecciones europeas que no queríamos para nada un mercadeo, ni con los banqueros, ni con los responsables de la destrucción del planeta.

Conclusión

Para el CADTM, la situación actual es extremadamente grave y los movimientos de izquierda no pueden permitirse el lujo de hacer propuestas que no desafíen fundamentalmente la lógica económica que condujo a esta situación.

Para el CADTM, si no cambiamos la correlación de fuerzas, estos miles de millones de euros en nuevas deudas no solo no servirán a los intereses del 99% de la población, sino que aplastarán aún un poco más a todas esas personas.

Para cambiar la correlación de fuerzas a favor de los pueblos, deberíamos defender todos y todas, de forma conjunta, la suspensión inmediata del reembolso de las deudas públicas y exigir la anulación de todas las deudas ilegales, ilegítimas y odiosas, con el objetivo de disponer de nuevos márgenes de maniobra financieros que permitan dar prioridad absoluta a la salud y los derechos humanos.

 

Publicado originalmente en Viento Sur.

Libros relacionados:

 La chapuza La jaula del euro. Por qué salir de él es internacionalista y de izquierdas 

Notas

[1] En efecto, el plan de 750.000 millones de euros del BCE no está orientado a la salud y pasa por los bancos privados y las grandes empresas a las que el BCE compra deudas públicas y privadas. Ver https://www.cadtm.org/Las-probables-proximas-explosiones-financieras y https://www.cadtm.org/Covid-19-Balance-de-las-diferentes-etapas-de-la-crisis-multidimensional-y

[2] ReCommonsEurope, Poner fin a las políticas migratorias inhumanas de la Europa Fortaleza https://www.cadtm.org/Poner-fin-a-las-politicas-migratorias-inhumanas-de-la-Europa-Fortaleza

[3] Eric Toussaint, “Para afrontar esta crisis multidimensional, hay que expropiar a los banqueros y socializar los bancos”. https://www.cadtm.org/Para-afrontar-esta-crisis-multidimensional-hay-que-expropiar-a-los-banqueros-y Patrick Saurin y Eric Toussaint, ¿A qué llamamos socialización del sector bancario? – Viento Sur, https://vientosur.info/spip.php?article15945