A Pablo Neruda, con Chile en el corazón

Alberti a Neruda

No dormiréis, malditos de la espada,

cuervos nocturnos de sangrientas uñas,

tristes cobardes de las sombras tristes,

violadores de muertos.

 

No dormiréis.

 

Su noble canto, su pasión abierta,

su estatura más alta que las cumbres,

con el cántico libre de su pueblo

os ahogarán un día.

 

No dormiréis.

 

Venid a ver su casa asesinada,

la miseria fecal de vuestro odio,

su inmenso corazón pisoteado,

su pura mano herida.

 

No dormiréis.

 

No dormiréis porque ninguno duerme.

No dormiréis porque su luz os ciega.

No dormiréis porque la muerte es solo

vuestra victoria.

 

No dormiréis jamás porque estáis muertos.

 

Libros relacionados:

 http://tienda.elviejotopo.com/home/2973-el-exilio-9788416995363.html