El partido de masas del siglo XXI

En los dos últimos años, Podemos se ha convertido en un modelo de referencia para quienes se proponen construir una izquierda popular y adaptada al presente. En Europa, este partido ya es el símbolo de varias cosas: de una izquierda iconoclasta con respecto a sus modelos clásicos de acción; del llamado populismo de izquierdas, que sustituye la fractura derecha/izquierda por la de gente corriente/élite, e intenta convertirse en mayoritaria “haciéndose pueblo” más que constituyéndose en parte política; de una forma eficazmente post-moderna de partido progresista, muy vinculada a la traducción permanente de su propuesta política en mensajes de comunicación; de un modelo de partido-movimiento en el que la forma-partido se integra con la de los movimientos sociales.

Ahora todo esto se encuentra en discusión. El partido está en una fase decisiva de confrontación (y conflicto) interno que conducirá a su segundo congreso en febrero. Hay un Podemos del bienio 2014-2016 y habrá un Podemos nacido del congreso de 2017; y serán dos partidos distintos.

El debate interno tiene que ver con cuestiones de tipo general: en el medio plazo, mientras se agrava la crisis política y puede radicalizarse la económica, ¿está este modelo de partido preparado para ir más allá de una fase de blitz electoral? ¿Resulta apropiado para sostener los cambios estructurales que propone? El tema de fondo es el de la construcción de un partido de masas en el siglo XXI.

Hasta el 2016 Podemos ha crecido en torno a objetivos exclusivamente electorales: de ahí ha surgido un partido centrado en la comunicación, centrada a su vez en torno al líder; una cierta vaguedad del mensaje; una estructura jerárquica y centralizada (que, no obstante, dispone que la base vote todas las opciones estratégicas); una significativa distancia de la movilización social. En dos años ha alcanzado, de todos modos, dos resultados excepcionales: el 20% de los votos y la reintroducción en el perímetro de la política de los problemas y los intereses de las clases populares.

Podemos: el partido de masas del nuevo siglo

El paso que Podemos tiene ante sí es el del modo de evolucionar de partido electoral a movimiento político estable y posiblemente hegemónico en la política y en la sociedad española. Todas las componentes del partido coinciden en un punto: el modelo electoral-verticalista que ha llegado hasta aquí debe ser superado. Pero sobre el modo de hacerlo se están confrontando con dureza dos estrategias distintas, vinculadas al área que se referencia con Iglesias y a la que se referencia con Errejón, el “número 2” del partido. Estas dos áreas son casi dos partidos dentro del partido, con dos organizaciones juveniles, dos campañas de movilización social, dos universos de consignas y dos estilos de comunicación.

Para el área de Iglesias, el paso de partido electoral a “movimiento popular” estable y enraizado debe realizarse mediante una inmersión en la sociedad. Menos televisión, menos redes sociales, menor centralidad del populismo comunicativo y mayor movilización colectiva. “Cavar trincheras en la sociedad”, dice Iglesias: estar presentes en cada barrio, en cada lugar importante de socialización y organizar o apoyar el conflicto de las clases populares contra las élites. La tarea principal de Podemos es la lucha contra la pobreza y la desigualdad. Por ello el área de Iglesias ha puesto en marcha “¡Vamos!”, una campaña de movilización que ha escogido como primer campo de intervención la lucha contra la pobreza energética (contra los cortes de luz, gas y calefacción a quienes no pueden pagar las facturas). El lenguaje y las referencias se hacen más nítidamente de izquierdas. Iglesias tiene una relación muy sólida con Garzón, de Izquierda Unida, y dentro del partido se ha acercado al área anticapitalista.

Esto no significa renunciar a ser mayoritarios y transversales. Iglesias no piensa abandonar por completo el camino emprendido hasta ahora, en lo referente a la centralidad asignada a la comunicación y al recurso a cierto populismo comunicativo (el pueblo contra la élite; la defensa de la patria). Pero transversalidad y hegemonía pueden obtenerse, según esta área, sobre todo “politizando el dolor social”. Para Iglesias el populismo virtuoso es sobre todo una construcción de fronteras antagonistas en la sociedad. Los votos que faltan se van a buscar entre las capas medio-bajas, los abstencionistas y desencantados de la política tradicional. Para esto, el estilo del partido debe continuar siendo lo máximo posible el de los outsiders, haciendo evidente de modo constante su originalidad y evitando una identificación excesiva con las instituciones.

Podemos: el partido de masas del nuevo siglo

Para Errejón y su área, todo esto no es más que “resistencia”. Es volver a encerrarse en el ángulo marginal de la izquierda radical y renunciar a convertirse en mayoría y en gobierno. El Podemos vencedor se construye sobre todo en las instituciones, obteniendo resultados tangibles en el parlamento y convirtiendo los ayuntamientos en los que se gobierna en un modelo de fiabilidad y de eficacia. La movilización social a construir, según Errejón, es solo la que defiende los resultados de estos gobiernos municipales: una forma de movilización desde arriba.

La relación entre el partido y la sociedad delineada por esta área no está basada en el conflicto, se concreta en la campaña “¡Hacemos!”, dirigida por el área de los errejonistas: en esta campaña, parte de los salarios de los cargos institucionales de Podemos finacia proyectos sociales de cooperativas, asociaciones y círculos locales del partido. La presencia del partido en la sociedad no debe ser por tanto la de la construcción de subjetividad popular a través del conflicto, sino la de la micro-construcción generalizada de relaciones sociales virtuosas. La “nueva sociedad” debe hacerse visible en el modo de Podemos de apoyar la cooperación social y organizar el tiempo libre de las personas en los barrios (excursiones, fiestas, conciertos, etc..), no en la protesta.

Los votos que faltan, según este análisis, son principalmente los de los electores socialistas decepcionados. Por lo tanto el partido debe ser más tranquilizador que radical. Para ser mayoritario y transversal necesita dirigirse en primer lugar a las clases medias, y tener objetivos que conciernan al País y a la Patria en su conjunto más que a clases sociales concretas.

Para Errejón el populismo virtuoso es la construcción de un pueblo mediante significados y símbolos compartidos por una mayoría social transversal. La hegemonía y el pueblo ya no se construyen “sociológicamente”, como expresión de intereses materiales específicos, sino simbólicamente, movilizando emociones y significados colectivos. El conflicto social es considerado no esencial, cuando no contraproducente. Hay que ser distintos de la política y de la sociedad existentes, pero al mismo tiempo formar parte plenamente de ellos.

La relación con el conflicto social –junto a la relación con la izquierda tradicional- aparece así como el verdadero punto de divergencia entre las dos áreas. A partir de esta breve descripción, no obstante, ya resulta evidente que Podemos necesita de ambas ideas de partido, y que la integración entre las dos puede esbozar una nueva forma de partido de masas.

Artículo publicado originalmente en Il Manifesto.

Libros relacionados:

3d-sastre_ulm   Un mundo a construir   3d proyecto_pais

  • Carlos Tortin

    Sin duda podemos preguntarnos si todavìa existe el movimiento Indignados. O qué existe de él. El instrumento polìtico ha nacido de allì y serìa maravilloso que los contenidos polìticos e ideològicos se mantengan vigentes, plenos. Y que el instrumento polìtico tenga la amplitud necesaria para compartir un espacio polìtico social amplio, donde se combinen las polìticas electorales ( para conquistar espacios de representaciòn en el parlamento) y las demandas polìtico-sociales originales, esas que declaran ilegal la pobreza, que demandan referendum para que la ciudadanìa decida si desean mantener la monarquìa o desean una repùblica democràtica, esa que demanda respeto a los derechos sociales y mantenciòn del estado de bienestar, esa que cuestiona la pertenencia a la Otan, en fin, esa politica que hizo cambiar los paràmetros tradicionales de la politica española. El partido Podemos puede ser grande, en la medida que no se consume en las ansias de gobernar ahora. Con un 20% del electorado no se puede gobernar. Pero sì se puede hacer oposiciòn y elaborar una politica de crecimiento. Hay que abarcar un espacio polìtico màs amplio para aspirar a màs. Y para eso es imprescindible abrir el partido a los movimientos sociales, para crear una alianza polìtico-social con perspectivas de desarrollo y con capacidad de producir los cambios que el pueblo español necesita para vivir mejor, con màs democracia y bienestar social.

  • Pingback: Dissensus in Podemos | El Viento del Cambio()