Chomsky: Arabia Saudí es el “centro del extremismo islámico radical” que se está difundiendo entre los musulmanes sunitas

Chomsky: Arabia Saudí es el “centro del extremismo islámico radical” que se está difundiendo entre los musulmanes sunitas
Mientras Arabia Saudí sigue financiando combates en Siria y Yemen, Noam Chomsky asegura que el país se ha convertido en “el centro del extremismo islámico radical”. El profesor añade en su última intervención para Democracy Now! que el aliado estadounidense es “una fuente no solo de financiación para el Islam radical y extremista y sus ramificaciones yihadistas, sino también doctrinariamente, a través de mezquitas, clérigos, escuelas y madrazas donde se estudia el Corán, extendiéndose así por todas las vastas zonas sunitas de influencia saudita.”

AMY GOLDMAN: Seguimos conversando con el mundialmente conocido disidente, lingüista y autor Noam Chomsky, profesor emérito del Massachusetts Institute of Technology (MIT), donde ha dado clases durante más de medio siglo. A propósito de su ultimo libro, Who Rules the World? (¿Quién gobierna el mundo?), le preguntamos sobre el rol de Arabia Saudí en Oriente Medio.

NOAM CHOMSKY: Hablamos de una historia muy larga. Lo básico (ya que no tenemos mucho tiempo) es decir que Estados Unidos, tal y como ya hicieron los británicos antes, han sido propensos a apoyar el islamismo radical como arma contra el nacionalismo secular. Y esta ha sido, durante mucho tiempo, una tónica constante en la estrategia imperialista. Así, Arabia Saudí es hoy el centro del extremismo islámico radical. Patrick Cockburn, uno de los mejores comentaristas y de los mejor informados, apunta acertadamente lo que él llama la “wahabismación” del islam sunita, la propagación de la doctrina extremista saudita wahabí sobre el islam sunita, sobre el mundo suní. Hablamos de uno de los verdaderos desastres de la era moderna, una fuente no solo de financiación para el Islam radical y extremista y sus ramificaciones yihadistas, sino también doctrinariamente, a través de mezquitas, clérigos, escuelas y madrazas donde sólo se estudia el Corán, y que se están extendiendo por todas las vastas zonas sunitas de influencia saudita. Y el tema no acaba aquí.

Estados Unidos y sus aliados, así como Gran Bretaña antes que ellos, han estimulado y apoyado la evolución de los islamistas radicales en todo el mundo islámico, y durante mucho tiempo.

Chomsky: Arabia Saudí es el “centro del extremismo islámico radical” que se está difundiendo entre los musulmanes sunitas

Imágenes de Google Earth que muestran los campos de extracción de petróleo de Arabia Saudi. Unintentional Design Project.

La misma Arabia Saudí tiene uno de los historiales más grotescos con lo que respecta a derechos humanos. Las decapitaciones del ISIS conmocionaron a todo el mundo, pero en Arabia Saudí hay decapitaciones de forma regular y cotidiana. Creo que es el único país dónde ocurre algo parecido. Y eso es lo mínimo. La situación de las mujeres es horrible, no pueden conducir… entre muchísimas otras cosas. Y todo esto ocurre con el firme respaldo de Estados Unidos y sus aliados, Gran Bretaña y Francia. ¿La razón? Tienen mucho petróleo. Tienen mucho dinero. Les puedes vender muchísimas armas, decenas de miles de millones de dólares en armas. Las acciones que están llevando a cabo, por ejemplo, en Yemen, están causando una catástrofe humanitaria inmensa en un país ya de por sí muy pobre. Pero hay más, se está incitando y estimulando el terrorismo yihadista global. Un terrorismo que se lleva a cabo, naturalmente, con armas británicas y norte-americanas. Francia está intentado entrar… Hablamos de una historia realmente fea y desagradable.

Arabia Saudí (el país, su economía) se basa en un recurso muy débil, el petróleo, que además es un recurso que está destruyendo el mundo. Hay estudios que dicen que el país está ahora intentado dar algunos pasos (tardíos, ya que se tendrían que haber dado hace 50 años) hacia una mayor diversificación de la economía. Y es que realmente el país cuenta con recursos que no son destructivos, como la luz solar, por ejemplo. Aunque quizá ya sea demasiado tarde y no se pueda implementar correctamente, podría utilizarse para generar energía de forma no destructiva. Pero en cualquier caso, el país ha sido una fuente de graves problemas globales. Y su sociedad es horrible en muchos aspectos… Estados Unidos y sus aliados, así como Gran Bretaña antes que ellos, han estimulado y apoyado la evolución de los islamistas radicales en todo el mundo islámico y durante mucho tiempo.

AMY GOODMAN: ¿Cree que Obama ha gestionado a Arabia Saudí de forma distinta a la de su predecesor, el presidente Bush?

NOAM CHOMSKY: No de una forma que yo pueda ver, no. Quizá ha sido distinto en algunos matices.

Extracto de la entrevista publicada en Democracy Now!

Traducción de Anna Galdón

Compartir... Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone