Barcelona, 17 de agosto de 2017

Barcelona, 17 de agosto de 2017

“El terror sale de las sombras, actúa y vuelve a la oscuridad. Los ojos enrojecidos en la cara de una mujer, una silla vacía, una puerta hecha astillas, alguien que no regresará.”

Eduardo Galeano , Días y noches de amor y de guerra.
Compartir... Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
  • Victor Manuel

    Los terroristas fundamentalistas y fanáticos religiosos realmente están locos y desquiciados. Pierden el juicio por la misma marginalización y el lavado de cerebro a que son sometidos en la interpretación de su religión. Es cierto que las guerras de ocupación de los EE.UU y sus aliados de la OTAN han provocado este odio indiscriminado hacia occidente. Pero los terroristas son unos cobardes al ensañarse contra la población civil inocente que no tiene nada que ver con las decisiones desatinadas de sus gobernantes. A la vez, los terroristas son un “subproducto” del sistema capitalista dominante: El Neoliberalismo. Cuando por la vía de la guerra se apropian de los recursos de sus respectivos países, sean energéticos, minerales, agua potable etc. El terrorismo fundamentalista se va acabar, creo yo, cuando se acaben las invasiones militares, los bombardeos indiscriminados con aviones tripulados y no tripulados a países del medio oriente y el norte de África etc. etc.