A 50 años del mayo francés

50 años del mayo francés
El 22 de marzo de 1968 comenzó el Mayo francés cuando un nutrido grupo de estudiantes de la Universidad de Nanterre ocupó la torre central de la misma. Un par de meses después todas las fábricas de Francia estaban ocupadas, los estudiantes ocupaban sus universidades y colegios y enfrentaban con adoquines a la policía, los capitalistas emigraban y el presidente Charles De Gaulle huía a Alemania a pedir el apoyo de las tropas francesas que allí estaban de guarnición.

Cincuenta años después, este 22 de marzo, millones de obreros, jubilados y estudiantes comienzan un mes de manifestacionesy huelgas in crescendoque harán de esta primavera que comienza con frío y nieve una ardiente Primavera Social.

Todos los sindicatos ferroviarios, desde los más conservadores hasta los más radicales, decidieron, en efecto, hacer una huelga rotativa (dos días de huelga, tres de trabajo, otros dos de huelga y así sucesivamente hasta fines de junio para un total de 36 días no trabajados). Como tres días de actividad no bastan para reorganizar el tráfico ferroviario, Francia vivirá en los próximos meses en una agitación constante y al borde de la parálisis.

Este 22, por ejemplo, pararon también los distintos sindicatos de los aeropuertos y de la aviación y los controladores de las terminales aéreas, así como los sindicatos de funcionarios públicos del Estado central y de las municipalidades y regiones (salvo la CFDT, a la que el gobierno intenta dividir de los demás), el sindicato postal o los sindicatos de la educación primaria, media y universitaria, los de estudiantes universitarios, los de los hospitales y las casas de ancianos y los de decenas de grandes empresas que están suspendiendo o piensan trasladarse a naciones donde la mano de obra resulta mucho más barata, así como la participación masiva de partidos de izquierda, como la Francia Insubordinada de Mélenchon.

El descontento crece rápidamente. El presidente Emmanuel Macron, que había obtenido 60 por ciento de los votos, de 40 por ciento de los electores que no se abstuvieron, o sea, un apoyo real en poco superior a 32 por ciento, tiene ahora un índice de popularidad que ronda apenas 40 por ciento y esa aprobación tibia va en caída ya que, en su afán de elevar los ingresos del gran capital, afectó a todas las municipalidades, sin importar si su gobierno era de derecha o de izquierda, pues les recortó importantes fondos.

50 años del mayo francésTambién causó ira entre los jubilados, cuyos ingresos disminuyó; recortó fondos para las escuelas y universidades, mientras aumentaba el presupuesto para la policía y las fuerzas armadas, tuvo una huelga larga y combativa de los guardiacárceles, que en un número insuficiente deben hacer frente a prisiones cada día más sobrepobladas, y tiene en agitación desde hace meses a los estresados y pocos médicos y enfermeras de los hospitales generales o nosocomios para ancianos, siempre en peligro de ser procesados si un paciente muere o tiene problemas por una atención deficiente.

Por eso, en las más de 140 ciudades donde medio millón de personas se manifestaron, se sumaron miles de pequeños comerciantes, jubilados y parientes de los niños que no pueden ir a clases o no tienen comedor escolar, porque Macron suprimió puestos en las escuelas.

El gobierno del gran capital debe lidiar con una ola de descontentos y conflictos que tienden a unirse, pero que no tienen el mismo signo político, lo que todavía le permite maniobrar. Enfrenta,en efecto, huelgas que se oponen a la reforma de las leyes laborales o del estatuto de los ferroviarios, pero también las protestas de sectores neoliberales y partidarios de dichas reformas de la clase media conservadora, ahora afectados por la distribución de los fondos estatales exclusivamente en favor del gran capital financiero.

Esta evolución gradual de sectores de la clase media empobrecida e incluso de otros más acomodados, pero amenazados por la concentración de la riqueza que lleva al cierre a miles de pequeñas empresas aún no basta para soldar de modo duradero ese tipo de protestas con las de los obreros que ven que los capitalistas tienen ganancias récord y, aun así, despiden o aumentan la explotación de los trabajadores.

En las luchas poco a poco se está gestando un frente contra el capital entre los trabajadores asalariados, la baja intelectualidad (estudiantes, maestros y profesores), la juventud (estudiantes secundarios y los ninidesahuciados de los suburbios) y parte de las familias populares; es decir, un nuevo 68, pero aún más potente en la escala de Richter social.

La táctica de Macron, por ahora, es la del romano Fabio. Contemporiza, trata de dividir a los sindicatos para aislar a la CGT y a la izquierda, tira migajas a los jubilados, cede a los ecologistas en Les Landes y no hace el aeropuerto que provocó un conflicto de 50 años. Su primer ministro declara que está abierto a la negociación con tal de cortar las protestas y de enfrentarlas una por una. Pero no tiene mucho éxito.

Por ejemplo, los trabajadores de la Ford de Burdeos, en huelga contra el cierre de ese establecimiento para llevarlo al extranjero, están dirigidos por la CGT, y uno de sus principales dirigentes fabriles es Philippe Poutou, el candidato a presidente por el Nuevo Partido Anticapitalista, quien ahora coincide en la defensa de la fuente de trabajo (para los obreros) y de impuestos y puestos de trabajo (para la Municipalidad)… con el alcalde de Burdeos, el derechista Alain Juppé.

Además, una buena parte de los diputados macronistas provienen del Partido Socialista y no están dispuestos a votar la legislación laboral, las medidas contra los ferroviarios y la privatización de trenes y aeropuertos, por lo cual Macron está obligado a gobernar por decreto, como un rey, pero en un país que le cortó la cabeza a un monarca.

En el 68 París cantaba “ Ce n’est qu’un début, continuons le combat!” (¡Esto no es más que un comienzo, continuemos el combate!). Este 22 parece ser un comienzo y el combate, indudablemente, continuará.

Artículo publicado originalmente en La Jornada

Libros relacionados:

Qué es la desobediencia civil 

Compartir... Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
  • Bordo de Xochiaca

    El mayo del 68 francés sigue generando demagogia y ejercicios de voluntarismo trasnochado. Es apenas la evocación legendaria de una revolución pequeño-burguesa que no llegó a ocurrir.
    Cincuenta años después el peligro llega de fuera; llámese UE, inmigración o glogalización, y ese peligro impide mirarse al ombligo, tal como hizo la burguesía francesa en 1968.