Marx y el atomismo griego

Diego Fusaro

Marx y el atomismo griego. Las raíces del materialismo histórico.

Marx y el atomismo griego, del filósofo italiano Diego Fusaro, rastrea el influjo de Epicuro. Y no solo en el conocido trabajo universitario, sino en el conjunto de su obra. Y llega a la conclusión de que es de Epicuro de quien Marx toma la idea de un “materialismo de la libertad”.

Tradicionalmente se ha dicho que las “tres fuentes” de Karl Marx fueron la filosofía clásica alemana, el socialismo francés y la economía política inglesa. Que se inspiró en estas tres grandes corrientes está fuera de toda duda. Pero, ¿son solo estas tres corrientes de pensamiento las que gravitaron sobre el fundador de la concepción materialista de la historia?

De esas tres fuentes Marx habría derivado el democratismo igualitario y la idea de una asociación fundada en la participación directa de los ciudadanos en la toma de decisiones (Rousseau), el método dialéctico y la importancia decisiva de la historia (Hegel), y la idea según la cual el fundamento de la propiedad es el trabajo (Adam Smith y después David Ricardo). Pero en sus teorías aparece una cuarta fuente, a la que no se le ha prestado la debida atención: Epicuro, de quien tomó la idea de un “materialismo de la libertad”. Un materialismo que hace hincapié en la importancia de la praxis y que se metaforiza en la teoría del ‘clinamen’.

Ahora el conocido filósofo italiano Diego Fusaro lo analiza en este nuevo libro: Marx y el atomismo griego. Una nueva aproximación al área de estudio del filósofo, doctorado en Filosofía, profesor de Historia de la Filosofía en el Instituto de Altos Estudios Estratégicos y Políticos de Milán y conocido por su labor filosófica en la página web La filosofía e i suoi eroiFusaro es también autor de los libros Europa y capitalismo. Para reabrir el futuro (El Viejo Topo, 2016), Todavía Marx. El espectro que retorna (El Viejo Topo, 2017) y el reciente Filosofía y esperanza. Ernst Bloch y Karl Löwith, intérpretes de Marx (El Viejo Topo, 2018).

Marx y el atomismo griego